Una cajita de colores en el mar.

Cuando tenía 19 años trabajé varios meses con una aerolínea llamada PRINAIR. Aunque el horario de tres de la madrugada a 12 del mediodía no era el mejor, trabajar con una aerolínea que volaba todos los días a varias Islas del Caribe, tenía sus ventajas también. Aunque dormía cuando todo el mundo estaba despierto y…