Descafé

Caminaba de la Plaza de San Marco, esnucado. Tenía marcado los caminitos debajo de los ojos. Apareció en El Florian, buscándola. Sorprendido por aquel rostro, su rostro reflejado en el vidrio. Sin nombre propio ni el suyo. Y las manos llegándole a los pies. Huecos y mojados. Dejó los libros, los cafés. La vio allí,…

El Hilo

Estoy deshidratado, pensé mientras orinaba en la ducha. El hilo salía de mí hasta el piso esmaltado de la bañera formando un lamparón amarillo y espeso que llegaba al desagüe mezclado con agua caliente y lavaza. Seguí la línea con la mirada mientras me restregaba jabón en los sobacos con las uñas. En la nevera…

Ronda al olvido

La campana anuncia el cierre del local. Te bebes la última cerveza. Te levantas de la mesa de la esquina. La de siempre, donde nadie molesta.  Sales cabizbajo. Llegas media hora antes. Vistes el uniforme y recoges el gran cepillo con el que limpias las calles. Comienzas tu ruta. Falta mucho para el amanecer. Barres…

Ay, Faustina

Si me pongo a hablarte de mi Faustina, no me vas a querer comprar ni un billete. A Faustina la cargué yo cuando era una bebé. Mi jefe me la presentó con mucho orgullo. Agarró el pecho de mi camisa con esa fuerza animal que tienen los bebés, y no la soltó hasta que su…

Génesis

[57] En el principio dijeron: se va la luz, y se fue la luz.[56] Y descendió la oscuridad sobre la barriada Figueroa en Santurce durante muchos días y muchas noches, pues el alambrado estaba expuesto y los postes viejos y las centrales necesitaban mantenimiento y la Autoridad de Energía Eléctrica se consumía en el caos…

Un jueguito en la placita

¿Tú quieres saber cómo los dioses deciden tu suerte? Juegan dominó. Cada tarde Zeus y Hades se sientan en la Placita de Santurce, cerca de los aguacates y barajan los dominós que arman la vida de todos. Hoy están disfrazados de una joven santurcina con uñas violetas y abuelo. Un par impar.  “Este juego es…

Tiempo Interrumpido

En un destartalado taller de la Calle Estación Abajo un viejo arreglaba aparatos electrónicos de todos los tiempos. Los pocos que lo conocían le llamaban genio. Otros le decían adelantado a su tiempo. Aunque nadie sabía en realidad cuál era su nombre, todos se referían a él como don Pablo, pues la vieja pintura del…

El Hijo del Mar

Benito vivía obsesionado con el mar, y todo lo que tenía que ver con ese inmenso cuerpo de agua salada lo enloquecía. Con apenas 8 años conocía desde el crustáceo más diminuto hasta la ballena más inmensa, siempre decía que cuando creciera sería biólogo marino o capitán de barco. Lo importante para él era estar…

El David de Lloréns

Malena lo llamó David para que cuando creciera se cuadrara con los gigantes del punto más duro de Lloréns. Fueron esos bichotes los que llenaron de plomo el cuerpo de su esposo Che, dos meses antes de que David naciera, dizque por estar choteando unas movidas en Manuela Pérez. Cuando encontraron el cadáver, tenía un…

Aquí se puede.

Todo el mundo huye de algo. Monique no era la excepción. Había llegado a la Isla hace unas cuantas horas huyendo de la monotonía y del frío de su país natal; Finlandia. Necesitaba sentirse viva. Monique era una joven de apenas 21 años. Su pálida piel y su figura esquelética le daban un aire casi fantasmagórico….

Perdida en el recuerdo

Esa tarde, me encontré perdida en el recuerdo. Pensaba en aquellos momentos de mi infancia en los que aún siendo una niña que no entendía muchas cosas, podía percibir la precariedad. La ausencia de muchas cosas; materiales y abstractas. No sabía lo que era ni por qué pasaba, pero notaba que por ejemplo, a diferencia…

Un nuevo comienzo

Los días han sido raros y ya son muchos los días. Sin embargo, tanto tiempo en las manos me ha obligado a empezar varias cosas y a terminar otras que se quedaron en el aire. Entre ellas, estaba mi deseo de continuar con este blog pero por más que buscaba, no encontraba los accesos al…