Descafé

el
Relato por Maye Soto Matías | Fotografía por Carlos Rubín

Caminaba de la Plaza de San Marco, esnucado.

Tenía marcado los caminitos debajo de los ojos.

Apareció en El Florian, buscándola.

Sorprendido por aquel rostro,

su rostro reflejado en el vidrio.

Sin nombre propio

ni el suyo.

Y las manos llegándole a los pies.

Huecos y mojados.

Dejó los libros, los cafés.

La vio allí, de blanco.

Le colocó la flor en el regazo.

Escuchó todos los aplausos,

pero no los hubo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s