Brincando el charco

Hace unos años tuve la oportunidad de dar un par de viajecitos bien cool donde pisé Berlín en uno de ellos y Venecia en el otro. Ambos fueron oportunidades de esas que probablemente ya no volverán. Los tiempos eran otros, la piña estaba dulce y los presupuestos también.

En uno de estos viajes tuve la oportunidad de filmar en la isla de Murano y darme mi trillita todos los días por los canales de Venecia y en el otro asistí a unos seminarios de estrategia en Berlín junto a ejecutivos y planificadores de Alemania y Rusia (que by the way no eran panas de Trump).

berlin-2
Hombre camino a su trabajo | Alemania Oriental
murano-1
Empleado de fábrica de cristal soplado en Murano
street-4
Tren a Venecia | Italia

Durante estos viajes no había descubierto la magia del color todavía. Me paseaba por todos lados cargando mi Leica M6 con tremendo guille de Henri Cartier-Bresson. Me almorzaba sus libros todos los días y me encantaba leer una y otra vez la descripción del famoso “momento decisivo” que siempre lograba en sus imágenes.

Aunque nunca tuve tiempo en ninguno de estos viajes para salir con calma a tirar mis fotos, siempre andaba con mi M6 encima por lo compacta que era y varios rollitos de película blanco y negro que se podían revelar en químico de color (o sea en Walgreens).

berlin-4
Bicicletas | Berlín
italiana_pp
Actriz italiana durante receso de filmación | Murano
street-7
Plaza San Marco | Venecia
portrait-23
Vecinas | Murano

Tirar con película blanco y negro de verdad era otra cosa, pero ya en esa época se hacía difícil encontrar quien la revelara y te la diera en un CD . Luego tenía que sentarme 5 horas en la compu de casa a retocar todas las manchas de químicos que le dejaba el laboratorio.

Aún así, me encantaba tirar película y que me sorprendiera unos días después al revelarla, aunque el proceso era lento y cada vez más caro. La primera vez que tiré digital fue con una Canon EOS 10D de 6.3 megapixels. Recuerdo cuando puse la lupa de Photoshop arriba de la imagen y la amplié todo lo que pude, sin ver un solo puntito blanco de químico ni rayasos en el negativo. Quizás ese día murió el Cartier-Bresson purista que vivía dentro de mi, pero empecé a tener 5 horas adicionales para tirar fotos en la calle y eso era lo que quería.

venecia-6
Hombre caminando por calles de Venecia
italia-5
Tendedera en el patio de una casa en Murano
berlin-1
Mujer con armónica en Berlín Occidental
portrait-16
Empleado de fábrica de cristal soplado en Murano

Mis fotos de viajes nunca han sido “fotos de viaje” y mucha gente me gufea por eso. Cuando regreso de algún lugar nunca traigo fotos de un parque o de un monumento famoso, traigo fotos de gente y situaciones que si no las explico, probablemente mis amigos se crean que las hice cerca de casa. Bueno, que voy a hacer, me encanta retratar gente y cosas que son parte de la vida de la gente…eso que le dicen “street photography”:)

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carlos dice:

    Carlitos pues en mis viajes que incluyen un par de veces a Venecia, yo no tomo fotos pero me tomo cuanta bebida local encuentre mientras hago conversacion con todo aquel que quiera hablarme y/o escucharme,,, no se si llamarle “street talk”…

    Me gusta

    1. Rubin dice:

      Jajajajaja….válido también

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s